Se utiliza comúnmente la palabra parquet tanto para los suelos de madera como para los laminados sintéticos y esto no es correcto. Queremos ayudarte a identificarlos, conocer características, ventajas y desventajas, para que puedas elegir según tus necesidades. Para que el suelo pueda ser llamado parquet (o parqué) tiene que ser de madera natural. Este tipo de suelo ha sido muy utilizado a lo largo de la historia, como los clásicos parquets de tablilla de madera sin tratar que se instalaban encolados a la base o clavados en rastreles y después se pulían y barnizaban.

Actualmente los parquets de madera ya vienen terminados de fábrica, tienen como mínimo 2,5mm de capa noble de madera, pudiendo ser de una sola pieza de madera o multicapa, lo cual permite su restauración mediante acuchillado y lijado (más o menos veces dependiendo del grosor de la capa de madera) y se instalan de forma flotante, sin sujetarlos a la base. Estos suelos aportan, sin duda, calidez y belleza natural a las estancias.

El suelo laminado (o sintético) utiliza, como base, tableros de fibras compactas de alta densidad, de esta composición dependerá su resistencia a la humedad. Sobre la base se dispone una lámina decorativa que imita el color, la textura y el relieve de la madera y en la superficie se coloca una última lámina, llamada overlay, que es lo que aporta la resistencia al desgaste. El sistema de instalación suele ser flotante, se ensamblan las lamas fácilmente con el sistema de “clic” y ya no es necesario utilizar cola entre ellas. Estéticamente ya podemos encontrar acabados muy próximos a la madera real.

Este suelo no se puede lijar ni barnizar, se puede disimular el desperfecto si es pequeño, pero en otros casos, habrá que cambiar la lama. No obstante, apenas necesita mantenimiento y se trata de un suelo más duro que la madera, resistiendo mejor las humedades, los arañazos o las manchas, por lo que finalmente resulta más económico que el parquet.

Podemos concluir que la elección entre estos tipos de pavimento dependerá del uso al que se destine, la estética que se busque, el presupuesto y las condiciones de su colocación.
Si buscas instaladores de parquet o suelo laminado en Valencia, contacta con nosotros, te asesoraremos en qué tipo de suelo se ajusta mejor a tus necesidades y podemos realizar su instalación.