Actualmente hay una gran demanda de trabajos de reforma e interiorismo en las viviendas, desde pequeñas intervenciones hasta reformas integrales, y, en cualquier caso, destacamos la importancia de un equipo técnico y profesional para su planificación y desarrollo.

Elegir bien quién realizará el trabajo es la parte más importante de toda la obra. Es preferible contratar a empresas profesionales y cualificadas, que garanticen su trabajo y tengan total capacidad para poder solucionar los problemas que pudieran surgir, así como evitar retrasos o malos resultados en tu obra. Creer que podemos ahorrar un poco prescindiendo de profesionales de la construcción es un error que nos dará problemas en el futuro.

Desgraciadamente, debido a la crisis, la guerra de precios y las competencias desleales, han proliferado las empresas y trabajadores de dudosa reputación, que por el simple hecho de haber colaborado en algún tipo de trabajo se hacen llamar expertos u oficiales de 1ª en la materia. Y es difícil creer que con los precios que ofertan puedan estar con sus obligaciones legales en regla y ofrecer garantías en el futuro de los trabajos realizados.

La responsabilidad en los trabajos de renovación y reforma de viviendas es muy grande, por eso recomendamos acudir a empresas de reformas con estructuras profesionalizadas, compuestas por un equipo técnico de arquitectos e ingenieros, que gestionan, proyectan, planifican y dirigen el proceso completo de la reforma y un equipo de profesionales que ejecuta las obras.

Proporcionar a los clientes un asesoramiento en todas las fases de la ejecución, así como en fases previas y posteriores, es un valor añadido. El equipo técnico está en contacto directo con el cliente para atender decisiones, cambios, sugerencias, incidencias…y se encarga de la comunicación con los demás agentes implicados: albañiles, industriales, proveedores…

En los casos de compradores de viviendas que no residen en la misma ciudad en la que se adquiere, bien sea por inversión o por búsqueda de segunda residencia, cualquier trabajo de reforma requerirá los servicios de estas empresas, que pueden coordinar todas las actividades y tareas necesarias desde el principio, dando cuenta de ellas al cliente que no pueda visitar asiduamente su reforma.

Esta apuesta por el servicio integral de gestión de una obra de reforma no se centra solo en los aspectos de la calidad, los costos o el cumplimiento de plazos, sino también en proporcionar a los clientes una experiencia positiva ante lo que para muchos es un quebradero de cabeza: la reforma de su hogar.