¡La tendencia hacia el teletrabajo!

El número de personas que teletrabajan en España se ha duplicado, por este motivo ¡Toca adaptar las zonas de trabajo al buen tiempo!

Según la encuesta de población activa del Instituto Nacional de Estadística (INE), con la llegada del buen tiempo, la gente no quiere pasar horas mirando a la pared y buscan disfrutar de la luz natural que brinda esta época del año y para los que tienen vistas, poder disfrutar de ellas.

 

¿Qué es importante a la hora de diseñar una zona de trabajo en contacto con el exterior?

El punto de partida es analizar la superficie con la que se cuenta y los requerimientos del tipo de actividad; por ejemplo, si se hacen muchas llamadas o videollamadas o si se necesita concentración.

En general, lo recomendable es que la zona de trabajo sea la estancia más tranquila de la casa, aunque esta sea multifuncional en algún momento del día, así como colocar la mesa cerca de una ventana.

Otros aspectos que tenemos que tener en cuenta a la hora de hacer nuestra pequeña oficina en casa, son:

  • Carpintería metálica: es muy importante instalar carpinterías aislantes, con vidrio doble o triple con aislamiento térmico y acústico reforzado para evitar que los ruidos de fuera de la vivienda nos lleguen, además invertir en ello supone confort sin grandes costes de consumo de energía.
  • Tabiquería con aislante: además un buen acondicionamiento acústico entre estancias nos evita oírse entre sí cuando hay llamadas telefónicas.
  • Puntos de Internet: tener más conexiones a internet para no tener que depender solo del wifi.
  • Mobiliario: es aconsejable utilizar un asiento confortable, que sujete mayoritariamente tu zona lumbar.
  • Almacenaje: reserva muebles para tener el espacio ordenado y limpio, esto es especialmente importante, porque un espacio donde tu encuentres cada objeto en su lugar te facilita el trabajo y te aporta serenidad para trabajar.

Estos son algunos puntos importantes para que tu espacio para trabajar sea lo más eficiente posible, pero recuerda que lo principal eres tú

Para que puedas tener jornadas productivas y que te permitan mantener un buen estado de salud en general necesitas tener tu jornada de trabajo perfectamente planificada la cual te permita hacer pausas cada cierto tiempo.

Planifica tus objetivos

Recuerda que lo importante es planificar tus objetivos a corto y medio plazo si aún no lo habías hecho: tenerlos en mente te ayudará a mantener el foco y la motivación.

A continuación, anota el conjunto de tareas necesarias para alcanzar esos objetivos, repártelas en tu calendario según tus prioridades y asígnate plazos.

Sé realista con la cantidad de tareas que programas cada día, para evitar la frustración que provoca una lista eterna de tareas pendientes.

Con estos pequeños consejos esperamos que las horas que dediques a trabajar sean más cómodas y eficientes.

Como ves no hace falta hacer grandes reformas en tu casa para hacer un espacio agradable y práctico que te permita que las horas de trabajo sean mejores en todos los aspectos.

¡Si se te ocurre algún consejo más no dudes en decírnoslo!